LA TETA Y LA LUNA (1994)

En una localidad catalana no identificable avistaremos tetas, leche, tías que comen pan baguettecomo si fueran vergas. Y todo avistado desde la mirada pueril del niño Biel Durán. Biel encarnando aTete, un niño enigmático que se siente desplazado por la llegada de su hermano y no puede ver como el bebé se alimenta de la leche de su madre. Le gusta hablar con la Luna, a la que le pide un deseo.De pronto arriba en la ciudad un espectáculo donde trabaja Estrellita de la que Tete se enamora profundamente, ya que le recuerda la teta de su madre, que le ha sido arrebatada por su hermano.

This text will be replaced